nature
Elementos de la naturaleza
El Parque Nacional del Archipiélago Toscano
Siete islas y un mar cristalino
Parco dell'Arcipelago
Unnamed Road, 57034 LI, Italia

La leyenda narra que las siete islas que componen el Archipiélago Toscano eran las piedras preciosas del collar de Venus que cayeron en el mar Tirreno: hoy son un auténtico paraíso natural, protegido por el Parque Nacional del Archipiélago Toscano, que comprende una extensión de más de 600 kilómetros cuadrados entre Livorno y el promontorio del Argentario.

El mar cristalino en la Isla del Giglio
El mar cristalino en la Isla del Giglio 

La isla más grande es Elba, un auténtico paraíso mineralógico: 150 variedades de cristales presentes se conservan en los museos de ciencias naturales de todo el mundo. Con su forma triangular dominada por los más de mil metros de la Montaña Capanne, la isla presenta muchos golfos, ensenadas y caminos para explorar la naturaleza a pie.
Se distingue el Santuario de las Mariposas en la Montaña Perone, en la carretera entre Sant'Ilario y San Piero in Campo, donde admirar cincuenta especies, entre ellas algunas rarísimas.

La segunda isla por grandeza es la Isla del Giglio, famosa por sus aguas límpidas, con una vida exuberante y muy apreciadas por los buceadores, donde entre tupidas praderas de posidonia y paredes verticales cubiertas de esponjas azules y gorgonias rojas, se puede ver el hipocampo o caballito de mar.

Pianosa, desde la unificación de Italia hasta el 1998, fue la sede de una prisión de máxima seguridad, por esta razón ha permanecido esencialmente intacta: hoy está abierta a visitas guiadas en número limitado, con excursiones de senderismo y esnórquel para descubrir los tesoros de la isla.

Capraia
Capraia - Credit: Michela Simoncini

Giannutri emerge del mar como una media luna de piedra caliza: 11 kilómetros de costa rocosa y fondos marinos ricos en biodiversidad, donde nadan delfines y ballenas, sin olvidar el espléndido sitio arqueológico de la Villa Romana de los Domizi Enobarbi. La acogida del público en la isla está abierta solo en buena temporada, cuando algunas instalaciones turísticas y puntos de refrigerio son accesibles.

Capraia es la tercera isla más grande y la única de origen volcánico del archipiélago, nacida hace nueve millones de años de un volcán submarino. Desde el punto de vista de la Flora, la isla es un verdadero laboratorio natural, con más de 650 especies de plantas, entre ellas la centaurea de Capraia, una especie de planta herbácea, mientras que las aguas de Capraia y el rico fondo marino son apreciados por los apasionados del buceo y el esnórquel: entre las praderas de posidonia, anemonas incrustante amarillas y esponjas, se pueden observar los grandes meros y las endibia rizada.

Gorgona es la isla más pequeña del Archipiélago y sede de una colonia penal agrícola, por lo que está totalmente gestionada por la administración penitenciaria, que autoriza las excursiones respetando el límite de 75 visitantes por día durante 4 días por semana, establecido de acuerdo con la Autoridad del Parque. Las visitas solo son posibles en pequeños grupos con el acompañamiento de guías de excursiones ambientales.

Montecristo es un verdadero paraíso natural, donde gracias a las normas de protección de una milla alrededor de la isla, la vida marina se desarrolla particularmente viva e intacta, incluso a menudo se pueden ver ballenas y otros cetáceos como el raro zífidos. Para proteger este oasis solo mil personas al año pueden visitar Montecristo con una excursión naturalista y el acompañamiento del Cuerpo Forestal del Estado, pero no es posible bañarse en sus aguas. Debido al gran número de solicitudes, es posible que tengas que esperar mucho tiempo antes de conseguir el permiso para ver la isla más misteriosa del Archipiélago.


Información: islepark.it