Photo ©Parco Archeologico Carmignano
Lugares arqueológicos
El Parque Real de Caza de los Medici en el área de Montalbano
Una reserva de caza de la época de los Medici
Carmignano

En el 1626, los Medici construyeron el Parque Real de Caza, un recinto de caza rodeado por una muralla de unos 50 km, en la zona de Montalbano, para proteger jabalíes, liebres, perdices pardillas, faisanes, perdices de roca, francolín común, etc., pero también para disponer de animales de caza para las cazas de los Gran Duques.

Se preveía una estricta protección de los bosques (encinas, rebollo, castaños, morales, pinos, encinas, abetos, olmos, nogales, cipreses, etc.) y arbustos (brezo, enebros, mirtos, espinas santas, etc.).

En las primeras décadas del siglo XVII las cacerías sufrieron un cierto declive y también el Parque padeció lentamente el abandono y la decadencia; con el paso de la propiedad a los Lorena (1736) se confió la gestión de las fincas a los arrendatarios que representaban los intereses de los propietarios frente a los agricultores.

A partir de mediados del siglo XVIII, la disminución del comercio de madera y la cantidad de trabajos necesarios para restaurar los recintos y los terrenos dentro de la reserva, determinó una situación de estancamiento que sólo se desbloqueó tras la subida al trono de Pietro Leopoldo (1765), cuando se tomaron medidas decisivas respecto a la condición del Parque. Debido a los altos costos de gestión, se inició el "abandono", que llevó a un destino diferente de estas áreas.

De los poco más de 50 km de recinto, que originalmente formaban el límite de la reserva, actualmente permanecen vestigios y restos más o menos bien conservados, de unos 30 km. La construcción presenta trazos irregulares de arenisca y piedra arenisca, de tamaño muy grande, fraguados con cal.

El muro está intercalado con verjas y rastrillos, las primeras han desaparecido mientras que permanecen algunos rastrillos. Los restos de la muralla son un "bien cultural" que hay que conservar y valorizar.