Photo ©Umbria ws
Lugares de culto
Iglesia Sant’Agostino en Arezzo
Una iglesia de orígenes medievales que combina los estilos románico, barroco y rococó

Piazza di Sant’Agostino, 10, 52100 Arezzo AR, Italia

La Iglesia Sant'Agostino, construida a partir del 1257, domina la plaza homónima en el centro histórico de Arezzo.

Debido a su reducido tamaño, en el 1330 se inició una importante ampliación para realizar una estructura de tres naves. Sin embargo, hubo varias interrupciones y reanudaciones hasta que, en el 1491, se relanzó el proyecto, pudiendo completar el edificio.

Fue entre los años 1761 y 1766 cuando nuevas obras modificaron la iglesia, reduciendo su tamaño a la mitad: fue entonces cuando desaparecieron los ciclos de frescos y las pinturas sobre tabla que habían enriquecido el edificio entre el Siglo XIV y principios del Siglo XVI.

El interior se modificó entonces para reflejar los cánones artísticos de la época: aquellos del barroco y rococó. Un ejemplo es el ábside central, decorado con estuco blanco y verde por Carlo Sproni y los milaneses Giuliano y Francesco Rusca. La Cantoria (1765), ha sido también realizada por Francesco Rusca y en la contrafachada, se puede admirar otra obra impresionante.

También del Siglo XVIII es el coro de madera tallado por Ludovico Paci en el 1771.

El interior también alberga cuadros del Siglo XVII de Bernardino Santini, uno de los pintores más importantes de Arezzo. También es suyo el Crucifijo de madera sobre lienzo con San Juan Evangelista y San Francisco (1642).

Entre las obras más antiguas se encuentra el retablo fragmentario de la Circuncisión de Jesús, realizado a seis manos por Niccolò Soggi, Domenico Pecori y el español Fernando De Coca. Una curiosidad sobre esta obra maestra: creada en el 1506 para la Iglesia de la Santísima Trinidad (o Misericordia), la obra fue trasladada a Sant'Agostino en el Siglo XVIII. En el 1922 un ladrón la robó y la desmembró en cinco partes. Una vez descubierto y recuperado, el retablo permaneció en el Museo Estatal de Arte Medieval y Moderna de Arezzo, hasta que décadas más tarde fue restaurado y devuelto a la iglesia, donde puede admirarse hoy en día a pesar de estar significativamente muy cortado.

 
 

Edificio oficial del barrio Porta Sant'Andrea, la Iglesia Sant'Agostino es un elegante ejemplo del arte barroco en Arezzo, que aún conserva la sencilla fachada de sillares como prueba de su pasado.