Photo ©Darren & Brad
location_city
Edificios históricos
La Catedral Santa Maria del Fiore en Florencia
Un viaje a través de las obras maestras de la Catedral, empezando por la Cúpula de Brunelleschi
Firenze
Piazza del Duomo

Un ejemplo típico del gótico italiano, la arquitectura de la Catedral de Florencia, dedicada a Santa Maria del Fiore, se debe al proyecto inicial de Arnolfo di Cambio, que intervino en el edificio precedente, ampliando considerablemente sus estructuras. Acabada en el 1367, la Catedral fue revestida con mármoles de colores siguiendo el ejemplo del Baptisterio más antiguo, a excepción de la fachada, que permaneció inconclusa y logró tener su aspecto actual solamente en el siglo XIX.

Quedó por construir la Cúpula, de la cual sólo se había realizado el tambor en el 1421: en el concurso entre los arquitectos resultaron los ganadores Lorenzo Ghiberti y Filippo Brunelleschi, pero es a este último a quien debemos el proyecto definitivo y la extraordinaria técnica con la cual se construyó la estructura, terminada en el 1436.

Santa Maria del Fiore está dividida en tres naves, separadas por grandes pilares, de cuyas bases derivan los elementos arquitectónicos que culminan en las bóvedas ojivales.
Las dimensiones son enormes -153 metros de largo y 38 metros de ancho- y el interior sencillo y austero proporciona una fuerte impresión de vacío: no existen precedentes de dimensiones y estructura que se puedan mencionar como antecedentes de este proyecto.
El suelo de mármoles policromados fue diseñado por Baccio d'Agnolo
y continuado, del 1526 al 1560, por su hijo Giuliano, Francesco da Sangallo y otros maestros. Durante la restauración llevada a cabo tras la inundación del 1966, se descubrió que algunos mármoles extraídos de la fachada inconclusa, demolida en aquellos años, se utilizaron para realizar el suelo, colocándolos invertidos.

En el exterior se distingue la puerta de la Almendra, llamada así por el gran halo que rodea la figura de la Asunción, realizada entre otros por Nanni di Banco.
Entre las obras que se conservan en el interior se encuentran los frescos de Paolo Uccello y Andrea del Castagno, sin olvidar las Lunetas de Luca della Robbia sobre las puertas de las Sacristías de las Misas. En cambio, quitada y conservada en el Museo de la Obra de la Catedral es la gran Piedad de Michelangelo. Sin olvidar los espléndidos vitrales realizados entre los años 1434 y 1455 con diseños de artistas como Donatello, Andrea del Castagno y Paolo Uccello.
El interior de la cúpula fue pintado al fresco entre los años 1572 y 1979 por Giorgio Vasari y Federico Zuccari con un gran Juicio Universal.

Característico del panorama de Florencia, al menos tanto como el "Cupolone" de Brunelleschi, es el campanario conocido como "de Giotto": de hecho, el gran pintor fue quien lo proyectó, aunque a su muerte sólo se pudo decir que se había completado la parte más baja y que el trabajo continuó bajo la dirección de Andrea Pisano y Francesco Talenti.

Info: operaduomo.firenze.it