location_city
Edificios históricos
La Puerta del Arco en Volterra
Una imponente estructura que se remonta a los Etruscos
Volterra
Via Porta all'Arco, 4, 56048 Volterra PI, Italia

La Puerta del Arco formaba parte de las antiguas murallas Etruscas en Volterra. Construida entre los siglos IV y III a.C., ha llegado hasta nosotros en toda su grandeza. La peculiaridad de la construcción radica en el uso de las piedras, que se presentan en tres colores diferentes según el tipo de roca utilizada: amarillo para la estructura de soporte, gris para el arco y un tono más oscuro para las tres misteriosas cabezas.

Estas figuras son las que desde siempre han hecho fascinante esta puerta, en efecto, las leyendas narradas con numerosas como sus interpretaciones: para algunos no hay duda de que son Júpiter, Juno y Minerva, otros están convencidos de que dos de ellas pertenecen a Cástor y Pólux; y quienes piensan que no son rostros humanos, las imaginan como leones protegiendo a Volterra. Son muchas las hipótesis, desde las más fiables desde el punto de vista histórico, hasta las más fantasiosas, que tras el estreno de la saga literaria de Crepúsculo, ven en esas formas a los tres vampiros que, en el libro, se ocultan en la ciudad.

Su historia, que ha sido argumento de muchas opiniones diferentes, contribuye sin duda a darle esa aura mágica que ha perdurado a lo largo de los siglos. Una escena de asedio ya está representada en una urna del siglo I a.C., que actualmente podemos ver en el museo Guarnacci, pero la puerta arriesgó mucho incluso en la Segunda Guerra Mundial. Sabiendo que los aliados estaban a punto de llegar, las tropas alemanas amenazaron con hacerla estallar. La población del lugar, aunque conscientes de que con su gesto habrían retrasado la liberación de la ciudad, en una noche la amurallaron completamente con las piedras de la acera y, con esta acción valiente, la salvaron.