Photo ©Mongolo1984
Lugares de culto
Santuario Santa Maria en Pancole
A cinco kilómetros de San Gimignano, se encuentra una imagen milagrosa que ha permanecido escondida por zarzas durante siglos
Santuario di Santa Maria a Pancole
Via Pancole

El santuario Maria Santissima Madre de la Divina Providenza se encuentra en Pancole, a 5 km de San Gimignano. En el mismo lugar donde ahora se encuentra la iglesia, había un templete en el cual, a finales del siglo XV, Pier Francesco Fiorentino había pintado al fresco una Virgen que amamantaba al Niño. El templete, descuidado, estaba cubierto de zarzas hasta que desapareció de la vista. Narra la leyenda que en los primeros días de abril de 1668, Bartolomea Ghini, una pastora que era muda desde su nacimiento, estaba particularmente triste por su pobreza y mientras llevaba su rebaño a pastorear, empezó a llorar en modo incontenible. Una bella dama se apareció y le preguntó por qué estaba tan triste.

Cuando Bartolomea respondió, la señora la tranquilizó diciéndole que se fuera a casa porque allí habría encontrado la despensa bien abastecida de pan, la aceitera llena de aceite y los toneles llenos de vino. Bartolomea se dió cuenta de que había hablado y se fue corriendo a casa llamando a sus padres a grito pelado, asombrados al oír a su hija hablar y de ver la despensa llena.

Todos los aldeanos fueron a pastar donde la niña decía que había visto a la misteriosa dama, pero sólo encontraron un montón de zarzas. En ese momento, arrancaron las plantas y descubrieron que estaban escondiendo el templete con la imagen que, según Bartolomea, representaba a la dama que había encontrado. Mientras quitaban las zarzas el icono fue rayado con una podadera, la marca aún sigue siendo visible.

Estas noticias atrajeron a una multitud de peregrinos, que trajeron ofertas y materiales para la construcción de una iglesia que custodia la imagen, el edificio fue erigido y consagrado en sólo dos años (1670). El 14 de julio de 1944, los alemanes en retirada lo minaron y el edificio quedó casi completamente destruido: sólo se salvó la pared del altar donde se encuentra la imagen sagrada.

El pequeño templo fue reconstruido siguiendo el proyecto del precedente y el Santuario fue reconstruido el 19 de octubre de 1949. Además de la Virgen amamantando al Niño de Pier Francesco Fiorentino, en su interior hay dos esculturas de madera policromada del siglo XVII que representan a Santa Giulitta con su hijo Quirico y San Geminiano, ambas provenientes de la Iglesia de San Quirico. También se conservan cientos de exvotos.