Piazza delle Sorgenti, Bagno Vignoni
Photo ©Marcel Fagin
Descubriendo las antiguas y modernas termas de Bagno Vignoni y Chianciano Terme
Bañarse como los etruscos
Gaël Bassetto
by Gaël Bassetto /es/autor/gael-bassetto/

Los etruscos sabían cómo vivir en el siglo VII a.C.: comiendo buena comida, bebiendo buen vino y luego relajándose en los baños termales naturales. Y tal vez por eso se establecieron en Toscana: de hecho, la región cuenta con numerosas fuentes termales y ofrece una gran cantidad de piscinas termales y spas. Si se encuentra en el Valle de Orcia, Bagno Vignoni y Chianciano Terme, las termas no pueden faltar en su lista de cosas por hacer.

En este encantador pueblo situado en la cima de una colina del Valle de Orcia, podrá experimentar la antigua tradición de los baños termales de Toscana. La plaza principal del pueblo, llamada "Plaza de las Fuentes” (o plaza de las termas), incluye una gran piscina del siglo XVI que contiene aguas termales cuyos beneficios terapéuticos se conocen desde hace siglos.
En efecto, las termas de Bagno Vignoni eran un lugar de descanso para los peregrinos que pasaban por la famosa Vía Francigena, una ruta de peregrinación católica de Francia a Roma.
Aunque no es posible bañarse en la piscina de la plaza, en el pueblo se encuentra un arroyo de aguas termales calientes. Allí, turistas y lugareños se sientan a menudo a mojarse los pies mientras disfrutan del paisaje.
Si quiere darse un baño, puede ir al Parco dei Mulini, una serie de piscinas naturales situadas a los pies del pueblo (y en las que desemboca la corriente de agua termal). Allí podrá disfrutar de un baño en aguas termales naturalmente calientes, y hacerlo de forma gratuita.
Bañarse en esas piscinas naturales es la mejor manera de experimentar las costumbres etruscas. A diferencia de los romanos, los etruscos no utilizaban las aguas termales principalmente como medio de relajación. Más bien, consideraban esas aguas termales y piscinas naturales como sagradas y como una manifestación de lo divino. Como si el cuerpo humano pudiera ser limpiado y fortalecido por los místicos poderes subterráneos del agua.
Las aguas termales, así como el lodo que rodea las piscinas, se utilizaron para tratar una serie de enfermedades, como el reumatismo y la osteoartritis. Curiosamente, también fueron utilizadas por mujeres jóvenes para recibir el sagrado regalo de la fertilidad.

Si está buscando una experiencia de spa más completa y moderna, entonces debe ir a Chianciano Terme. El gran complejo termal de Chianciano Terme está a sólo 30 minutos en coche de Bagno Vignoni, y ofrece todo lo necesario para una experiencia de spa perfecta y relajante.
Chianciano Terme incluye manantiales naturales, piscinas y baños termales, grandes parques, pero también un spa sensorial, que recomiendo vivamente.
El spa sensorial ofrece al visitante un recorrido por diferentes piscinas, hammams y saunas, todo ello basado en experiencias sensoriales. Podrá flotar en piscinas de agua salada y sentirse revitalizado después de caminar sobre guijarros con rociadores de agua caliente y fría, o relajarse después de sentarse en un hammam etrusco, donde el vapor tiene un delicado aroma a flores, hierbas y miel. Por último, algo que no debe perderse: cubrirse con fango relajante o energizante.
Si desea prolongar su estancia en Chianciano Terme, también puede reservar una serie de masajes, cuidados de la piel y tratamientos corporales.