El Parque Museo de Minería de Abbadia San Salvatore
Photo ©Ambito Turistico Amiata
Los mejores itinerarios para descubrir un mundo "paralelo" y subterráneo, tan maravilloso e interesante como el territorio en la superficie
Cuatro visitas ineludibles al subsuelo de la Montaña Amiata
Amiata
by Amiata /es/autor/ambito-amiata/

Visitar la Montaña Amiata es una experiencia para involucrarse en un área única y peculiar de Toscana, hecha de bosques, pueblos de montaña y una inesperada riqueza del subsuelo.

Se puede pasear tranquilamente rodeado de los silenciosos rumores del bosque, escuchando el viento que sopla a través de las hayas y los castaños seculares; los pueblos son todos para explorar, cada uno con su propia cultura de tradiciones y sabores auténticos. Lo que no puede faltar es un itinerario para descubrir Amiata subterránea, donde el agua, la tierra y el fuego son los elementos dominantes de una naturaleza un poco salvaje, un poco al servicio del hombre.

Una primera etapa que no hay que perderse son los manantiales del río Fiora, la principal vía fluvial de la Montaña Amiata. La visita guiada discurre a lo largo de un túnel de unos 600 metros que conduce al interior de una cueva: aquí el manantial principal regala el espectáculo del agua saliendo de la roca, como un pequeño milagro natural que nunca se detiene.

En la superficie, la iglesia de la Virgen de la Nieve se encuentra justo encima del manantial, mientras que no muy lejos está el Vivero de peces de Santa Fiora encierra las aguas del río en una sugestiva cuenca.

En cambio, en Abbadia San Salvatore la obra del hombre dió vida, mucho antes del año 1000, a una cripta única, en la que más de treinta columnas diferentes llaman la atención e invitan a observar atentamente los numerosos adornos y rostros de piedra que se asoman desde arriba.

A poca distancia de la cripta se puede visitar el Parque Museo Minero de Abbadia San Salvatore: la extracción de cinabrio y la producción de mercurio hicieron la fortuna de esta zona durante años, y hoy en día forman parte de interesantes itinerarios. Aquí puedes disfrutar de las salas multimedia que cuentan la historia de la mina, y luego visitar la galería en un característico tren amarillo.

En cambio, en Piancastagnaio, el Pueblo Minero de Siele ofrece una retrospectiva de la vida de los mineros que, además de trabajar en la Mina de Siele (la primera en Italia), la habían convertido también en el centro de su vida social.

Una última etapa obligatoria es en las afueras del pueblo de Castell'Azzara y se trata de la Gruta del Sassocolato. Como su nombre lo indica, dentro de esta cavidad natural se han creado a lo largo de los años increíbles juegos de formas que se entrelazan y se deslizan inmóviles a lo largo de las paredes de la gruta, fascinando tanto a turistas, visitantes y excursionistas como a espeleólogos.

Todo el territorio de Amiata contiene pequeños tesoros escondidos tanto en el subsuelo como en la superficie, que no hay que perderse si se desea conocer la verdadera esencia de la Montaña Amiata.