Photo ©Fabio Guidi
El sendero del Stagnone, el "Pequeño Lago" de la Isla de Capraia
Caminando hacia Stagnone en Capraia, el único pequeño lago natural del Parque Nacional del Archipiélago Toscano
directions_walk
6 km
Duración
2 horas
Difficoltà
fácil

Pasa un domingo de invierno en Capraia: ¡la oportunidad perfecta para una excursión a pie por el corazón de la isla!

Capraia es una isla de origen volcánico, que surgió hace unos 9 millones de años, pero en el territorio no hay rastros de cráteres volcánicos. Narra la leyenda que el Stagnone, único embalse natural del Archipiélago Toscano, ha sido el cráter del volcán. Este "pequeño lago" es también la meta de nuestro viaje.

Desde el pueblo Capraia Isola, el Stagnone está a unos 6 kmde distancia. El recorrido es variado: se empieza por ir hacia la llanura pero justo antes de llegar se gira a la derecha hacia el Arpagna. Desde aquí comienza la Strada del Semaforo, en ciertos tramos cubierta por matorrales altos. Después del cruce hacia Stagnone, inicia el sendero que también conduce a la Montaña le Penne. Después de Sella dell'Acciattore con Córcega en el horizonte, encontramos otra subida y una bajada, para llegar al Stagnone. Para observar la floración del ranúnculo es necesario volver en primavera.


PRIMERA ETAPA
Desde el centro del pueblo hasta Piana
 

El Stagnone di Capraia es el único embalse natural del Archipiélago Toscano; para llegar a este "Pequeño Lago", se parte de la plaza principal del pueblo, dominada por la Iglesia San Nicola. Entrando en la iglesia del siglo XVIII, se pueden ver las tres naves luminosas, los estucos y el coro de madera del siglo XVII.

Luego nos dirigimos hacia Piana, una zona llana a unos 2 km del pueblo, donde se encuentran los viñedos de una empresa agrícola y la Iglesia Santo Stefano. La iglesia fue destruida por los sarracenos en el siglo IX y reconstruida en el XI: hoy sólo permanecen los muros laterales y parte del ábside.

La Piana fue el primer asentamiento habitado de la isla , luego destruido por una incursión de sarracenos alrededor del siglo IX, durante más de doscientos años la isla fue abandonada y el nuevo centro fue construido en una zona más segura donde ahora se encuentra el Fuerte San Giorgio.

SEGUNDA ETAPA
El mar y las piedras "mágicas"
 

Una vez fuera del pueblo no encontramos ninguna casa, la isla está completamente desierta. Para ir al Stagnone, antes de Plana, tomar la bifurcación hacia la Montaña Arpagna que conduce dentro al Parque Nacional del Archipiélago Toscano. Poco después, el camino de tierra se pavimenta con piedras y comienza una especie de camino de herradura, llamado Camino Vecinal del Semáforo, construido para llevar las provisiones al asentamiento de la Marina Militar.

El recorrido es cuesta arriba pero tiene una vegetación en algunos tramos alta que forma un túnel sombreado, muy útil en verano. A lo largo de este tramo, detrás nuestro, en dirección nordeste se puede ver el pueblo dominado por el Fuerte San Giorgio con el mar en el horizonte. Dentro de la Isla no hay manantiales naturales por lo que es conveniente llevarse un buen suministro de agua, especialmente en el verano.

El cruce hacia el Stagnone está a la derecha en la Sella del Monte Cancelle a 336 metros. Desde aquí dejamos el Camino del semáforo y entramos en un verdadero sendero entre los matorrales mediterráneos formados en este tramo principalmente por Brezo Arbóreo, jara y Romero. El panorama se abre y poco después se puede entrever el mar con Córcega en el horizonte. Después de un descenso se encuentra Sella dell'Acciattore, aquí vale la pena desviarse del recorrido y llegar hasta el mar. La costa oeste es escarpada y sólo se puede llegar en barco, Córcega está a sólo 30 km y en días despejados también se puede ver el pueblo Macinaggio con las palas eólicas en la cresta de las montañas.

En Sella hay prados de hierba baja con piedras dispuestas en círculos misteriosos esparcidas. Nada mágico: han sido realizadas hace muchos años por un grupo de exploradores.

TERCERA ETAPA
Hacia el Pequeño Lago
 

El sendero continúa hacia el Stagnone que parece no llegar nunca, de hecho permanece oculto hasta que aparece muy cerca de la visual. El Stagnone, durante la mayor parte del año lleno de agua, está situado en una depresión natural: esto nos hizo pensar que ha sido una de los cráteres volcánicos de Capraia. El Stagnone (o Pequeño Lago como lo llaman aquí) es alimentado por las lluvias y quizás por un pequeño manantial subterráneo. No es muy profundo y ha corrido el riesgo de desaparecer debido a la invasión de una planta lacustre llamada Espadaña que lo cubría casi por completo. El Parque Nacional del Archipiélago Toscano, con un proyecto especial para erradicar la espadaña, lo ha salvado y en primavera todos los años se cubre con las flores del Ranúnculo acuático de Baudoti.