Photo ©Flor Ojeda
La Buena Vida en bicicleta en Versilia
Un itinerario de un día para explorar uno de los destinos más diversos y emblemáticos de Italia
directions_bike
63 km
Difficoltà
Impegnativa

La buena vida de Italia -la famosa "Bella Vita"- evoca imágenes de ciudades costeras, sol cálido y pintorescas laderas esparcidas de pueblos pintorescos, pero llenos de vida, donde los residentes pasean tranquilamente por los paseos a lo largo de la costa y van de mirador en mirador por carreteras sinuosas a bordo de elegantes ciclomotores Vespa. 

El área de Versilia es una llanura costera situada entre las orillas del mar de Liguria, al suroeste, y los rocosos Alpes Apuanos, al noreste. Esta zona se asocia desde hace tiempo con un ambiente despreocupado que atrae a veraneantes de todo tipo. Aquí, las estrellas del pop italiano toman el sol en los cafés de la playa durante el día y se exhiben en los largos paseos costeros que se extienden desde Viareggio hasta Forte dei Marmi por la noche, mientras las familias se relajan y juegan en las playas. Los visitantes más dinámicos, como los ciclistas, suelen dejar sus ciclomotores para pedalear a lo largo de la costa y adentrarse en la tortuosa red de carreteras que une los pequeños y pintorescos pueblos de la región. En otras palabras, si estás buscando un lugar que lo tenga todo, Versilia puede ser lo más parecido.


Tradicionalmente, Versilia es un destino de vacaciones asociado al relax. Mientras que las playas y las ciudades ofrecen ciertamente eso en abundancia, la oportunidad de ir en bicicleta por las mismas carreteras utilizadas por los campeones pasados y actuales de Italia para entrenarse para las mayores carreras ciclistas del mundo como el Giro de Italia, el Tour de Francia y Milán-San Remo (que se disputa justo en la costa de Liguria) es algo que no debes dejar pasar.

Muchos de los grandes campeones italianos, como Gino Bartali y Fausto Coppi, solían venir a Versilia para entrenarse en los suaves inviernos y las cálidas primaveras típicas de la región. Incluso hoy en día, es habitual ver a los actuales y precedentes profesionales circulando por las carreteras.

Desde Camaiore hasta Forte dei Marmi
Forte dei Marmi
Forte dei Marmi - Credit: Flor Ojeda

Como la zona es bastante compacta, podrás ir a la mayoría de las ciudades más grandes por algunas de las carreteras más espectaculares de la región desde el lugar que más te convenga. Nuestro viaje comenzó en las planas ensenadas de Camaiore, una ciudad de origen Romano que creció considerablemente durante la Edad Media debido a su ubicación en el camino de los peregrinos de la Vía Francígena. Esta pequeña ciudad está atravesada por una calle sólo para peatones donde hay numerosos acogedores bares, cafés y restaurantes y una animada vida social entre los lugareños.

El recorrido comienza con una larga y gradual bajada desde Camaiore hacia la playa, donde tienes la opción de dirigirte al sureste hacia Viareggio por el Carriol para bicicletas Fausto Coppi , que lleva el nombre del gran campeón italiano. Aunque esta parte del itinerario es de ida y vuelta, Viareggio es una de las ciudades más famosas de Versilia debido al aura de Bella Vita que rodea a la ciudad costera, famosa por sus festivales, entre ellos el Carnaval y numerosos festivales de música y cine.

Piensa que es como una Costa Azul más sencilla, donde las bebidas y la comida son mucho mejores, más económica y la gente más amable. Una vez alcanzado el canal de Burlamacca que desemboca en el mar de Liguria, el recorrido vuelve a girar hacia el noroeste por la carretera costera llana antes de llegar a Forte dei Marmi.

Desde Forte dei Marmi hacia Seravezza
En bicicleta en Versilia, pedaleando hacia Seravezza
En bicicleta en Versilia, pedaleando hacia Seravezza - Credit: Flor Ojeda

Como su nombre indica, Forte dei Marmi, que significa literalmente "Fuerte del Mármol" es, junto con el resto de Versilia, una zona rica en trabajos en piedra, como demuestra la presencia de numerosas empresas especializadas en la extracción, corte y transporte de algunos de los mármoles más codiciados de Italia. En esta ciudad costera, los ciclistas disfrutarán de las vistas del fuerte en la plaza principal y del paseo marítimo desde el famoso muelle que se adentra en el mar y que antes se utilizaba para cargar mármol en los barcos, pero que ahora disfrutan los lugareños y los visitantes.

A partir de aquí, los ciclistas toman un giro hacia el norte, hacia Seravezza, con los imponentes Alpes Apuanos que se elevan en la distancia. Una vez en Seravezza, hay un enlace de 16 km que incluye una subida semi empinada de 7 km y un pronunciado descenso de vuelta a Seravezza. Para los ciclistas que buscan un reto explorando las colinas que se adentran en los Alpes Apuanos, este enlace es la primera de las dos subidas del itinerario. Sin embargo, dado que se trata de un enlace que comienza y termina en el centro de Seravezza, la opción de saltárselo y disfrutar del Palacio de los Médicis y de un café o una comida rápida en el pintoresco centro de la ciudad, rodeado por las cumbres de las montañas, es bastante tentadora. En la pequeña plaza del pueblo, la vista de la montaña es sorprendente, especialmente si se tiene en cuenta que los corredores acaban de abandonar la orilla 10 km antes.

Desde Seravezza hasta Pietrasanta
Paseando por Versilia en bicicleta
Paseando por Versilia en bicicleta - Credit: Flor Ojeda

Desde Seravezza, el recorrido lleva a los ciclistas en cinco kilómetros ligeramente descendentes hasta Pietrasanta, uno de los pueblos más famosos de la zona. Pietrasanta celebra su historia en obras de mármol con una mezcla de esculturas modernas y clásicas colocadas a lo largo de sus callejuelas peatonales bordeadas de tiendas y dedicadas al importante arte y la historia de la ciudad.

Al igual que en Seravezza, hay un enlace corto de 11 km que sube por la ladera adyacente, por lo que los ciclistas tienen la oportunidad de quedarse y tomar el sol en un bar o una cafetería de la plaza principal de Pietrasanta, o bien, subir a las colinas para disfrutar de un panorama impresionante de Versilia al borde del mar de Liguria y su costa rocosa justo al final de la carretera.

En los días soleados, el extremo sur de Cinque Terre es claramente visible detrás de las ciudades de la llanura de Versilia, justo debajo. La bajada por el lado sureste (el enlace está pensado para hacerse en el sentido de las agujas del reloj) es estrecho y el tráfico de vehículos que cuidan y cosechan los olivares es infrecuente pero no raro, así que para aquellos que no estén seguros de sus habilidades de descenso, es mejor dirigirse por la misma carretera ancha por la que se subió desde Pietrasanta.

Desde aquí, el itinerario lleva a los ciclistas de vuelta a Camaiore, donde los numerosos cafés los esperan con un merecido almuerzo o incluso un aperitivo en el que pueden reflexionar sobre la increíble variedad de vistas en Versilia, desde las playas, pueblos pintorescos, picos de montaña y panoramas impresionantes.