Photo ©Shutterstock / Pegasophoto
Antigüedades, arte y festivales eclécticos en Valdichiana
Qué ver y hacer en 5 días
directions_car
Duración
5 días
Difficoltà
Fácil

Valdichiana es un territorio formado por colinas, que comparten varias regiones del centro de Italia; era una zona pantanosa hasta que, a finales del siglo XVIII, el Gran Ducado de Toscana realizó una recuperación de la zona y se transformó en un rico territorio agrícola. La parte toscana comprende zonas que pertenecen a Siena y zonas pertenecientes a Arezzo. Ambas áreas están cargadas de herencia etrusca, pero todo lo que hay que ver, no pertenece solo a esa época pasada: hoy en día encuentras animados mercados, románticos balnearios y resorts, y un impresionante inventario de vinos y platos regionales. Sumérgete, durante cinco días, en las dos áreas toscanas del valle, y te darás cuenta de por qué atrae a visitantes con intereses tan variados.


DÍA 1
Arezzo
Mercado de antigüedades, Arezzo
Mercado de antigüedades, Arezzo 

Te quedarás en Arezzo durante las dos primeras noches de este itinerario. Comienza tu viaje por Valdichiana el primer domingo de cada mes, si es posible: esta es la periodicidad mensual del mercado de antigüedades, situado en la Piazza Grande de Arezzo. Se extiende por las calles y plazas de la zona y es un gran evento que atrae a miles de personas. (Para los aficionados al cine: la Piazza Grande fue también el set cinematográfico donde se rodaron muchas escenas en la película de Roberto Benigni La vida es bella, ganadora de un Oscar.) 

¿No puedes ir al mercado el domingo? Busca antigüedades en las tiendas de los alrededores de la ciudad, cuando te detengas para almorzar en una trattoria y probar algún plato de temporada, no te decepcionará. 

Después de una ocupada mañana curioseando, entra en la Catedral, construida en el sitio de una iglesia paleocristiana preexistente. Hoy en día, es quizás más conocida por albergar la representación de María Magdalena de Piero della Francesca, un fresco que data de 1460. 

Si eres un aficionado a la arqueología, deja tiempo suficiente para una visita al Museo Arqueológico Gaio Cilnio Mecenate que conserva una extensa colección de hallazgos arqueológicos de todas las épocas. Descubrimientos de la Arezzo romana, cerámica local, impresionantes estatuas y relieves escultóricos, conforman este museo de 26 salas, que alberga los restos de un anfiteatro romano de mediados del siglo II d.C.

Cuando llegue la hora de la cena, date el gusto de probar el Bistec de Chianina: aunque sea Florencia la ciudad más conocida de la Toscana por su bistecca, esta preciada variedad de carne, es típica de Valdichiana.

DÍA 2
Arezzo y Castiglion Fiorentino
Castiglion Fiorentino
Castiglion Fiorentino - Credit: Shutterstock / Pegasophoto

Despiértate con un café matutino en el elegante Café dei Costanti, un bar histórico de Arezzo que también fue parte del set en la famosa película de Benigni, ambientada durante los desgarradores años del Holocausto. Su historia se remonta a 1804, año en el que fue fundado como lugar exclusivo de reunión de nobles y selectos clientes; este café ha visto la transformación de Arezzo desde sus días bajo el Gran Ducado de Toscana, hasta los primeros días de la unificación italiana, cuando se abrió al público en general. 

Luego, cruza la calle hacia la famosa Basílica San Francesco, justo enfrente. La iglesia gótica alberga un extraordinario ciclo de frescos renacentistas de Piero della Francesca, conocido como Leyenda de la Verdadera Cruz y completado entre 1453 y 1459 para la Capilla Bacci. Ten en cuenta que las reservas son obligatorias; llama al 0575 352727 o envía un correo electrónico a pierodellafrancesca-ar@beniculturali.it para obtener información sobre las reservas. 

Después, ponte en la carretera (o toma el tren) para pasar el día de excursión en Castiglion Fiorentino (solo 10 minutos en tren). Este pueblo amurallado es conocido por su historia etrusca y por ser un importante cruce de caminos entre Arezzo y Cortona. Hoy, vecinos y visitantes llegan atraídos por sus eclécticos festivales y eventos folclóricos, entre los que se incluye la irónica Sagra del Cinema una muestra de cine al aire libre que tiene lugar en verano a la sombra de la torre medieval de Cassero; el Palio, una competición entre los barrios históricos del pueblo, que se celebra el tercer domingo de junio; y el Maggio Castiglionese, una serie de festivales primaverales, de un mes de duración, durante todo el mes de mayo. 

No te preocupes si no puedes hacer tu viaje durante uno de estos periodos - hay mucho que ver durante todo el año. En tu lista de prioridades, incluye visitar el Área de Cassero, que alberga lo que una vez fue una fortaleza medieval, con vistas a gran parte de Valdichiana. En su estado actual, el área de Cassero ha sufrido numerosas transformaciones desde el siglo XI, cuando el área se convirtió en sede de un castillo que supervisaba las rutas económicas clave. Además de la antigua fortaleza, el área de Cassero contiene una galería fotográfica, un pasadizo subterráneo, un museo de arqueología local y muchos otros monumentos que vale la pena visitar, todos ellos forman parte del mismo sistema de museos.

DÍA 3
Cortona
Cortona, panorama
Cortona, panorama - Credit: We Make them Wonder

La excursión del día siguiente, que sale desde Arezzo, te llevará a una ciudad famosa en el mundo de habla inglesa, gracias al clásico de Frances Mayes, Bajo el sol de la Toscana: la encantadora Cortona. Mucho antes de que Mayes pusiera un pie aquí, sin embargo, otro Francis (este con una i) pasó por la ciudad. San Francisco de Asís se detuvo aquí en 1211 y fundó una ermita llamada Le Celle no muy lejos. Otra figura religiosa asociada a la ciudad es su patrona Margarita de Cortona, que se celebra en las fiestas patronales el 9 de mayo. 

Una visita obligada es el Museo de la Academia Etrusca y de la Ciudad de Cortona (MAEC): además de albergar jarrones etruscos, reliquias y la simbólica Tabula Cortonensis (la Tabla de dos milenios de antigüedad, quizás su pieza más conocida), el museo documenta la evolución de la ciudad con una extensión impresionante, comenzando por la Prehistoria.

A continuación, si te interesan los "hijos nativos" del arte de este área, pasa por el Museo Diocesano, que alberga numerosos retablos de Luca Signorelli, nativo de la zona.  Fra Angélico no era un nativo, pero varias de sus obras maestras, incluyendo una Anunciación, también están aquí. 

Si haces tu visita en verano o a principios de otoño, echa un vistazo a Cortona on the Move, iniciativas, exposiciones y eventos relacionados: este festival de fotografía, de renombre mundial, ofrece una mirada atenta a las mejores obras de la fotografía contemporánea, y suele tener lugar de julio a octubre. 

Cuando el hambre se presenta, es el momento de deleitarse con una especialidad local como la ciaccia, un sabroso pan frito hecho con tocino y jamón, regado con una copa de vino DOC Cortona. ¿Te gustan más los dulces? Opta por la variedad de postres (ciaccia con l’uva), que se prepara con uvas y aceite de oliva

Al atardecer, empieza a dirigirte hacia Montepulciano, tu base para las próximas dos noches, tomando el tren, nada caro, en las estaciones de Terontola-Cortona o de Camucia-Cortona. El viaje dura menos de una hora desde cualquiera de las dos estaciones.

DÍA 4
Explorando Montepulciano
Torre del Municipio, Montepulciano
Torre del Municipio, Montepulciano 

¡Ahora nos hemos mudado a territorio de Siena! Comienza la jornada en Montepulciano con un café matutino en el suntuoso Café Poliziano, si hace buen día, trata de conseguir un asiento en la terraza para probar la dolce vita.  

El centro de esta ciudad, situada en la cima de la colina, son sus tradiciones y festivales: quizás la más famosa sea la carrera de barricas cuesta arriba, el Bravio delle Botti, que tiene lugar el último domingo de agosto. Siempre que tu no puedas estar aquí para ello, echa un vistazo a sus influencias: como se trata de una competición entre los ocho distritos históricos de la ciudad, su orgullo se exhibe todo el año en forma de banderas y fotos envejecidas, clavadas con orgullo en las paredes de los comercios locales.  

Visita Piazza Grande (los fans de Twilight pueden reconocerla, fue uno de los sets de New Moon). Aquí puedes subir a la Torre del Municipio: esta construcción, diseñada por Michelozzo, se inspira en el Palazzo della Signoria de Florencia (hoy conocido como Palazzo Vecchio). 

Por supuesto, la razón principal para visitar Montepulciano es el turismo relacionado con el vino. Prepara tu paladar para el Vino Nobile de Montepulciano, el orgullo y la alegría de la zona: hecho con Sangiovese, Canaiolo Nero y una pequeña mezcla de uvas locales, este tinto no debe confundirse con Montepulciano d'Abruzzo, una uva cultivada en la región de Abruzzo. Para maximizar la experiencia de degustación, pruébalo en una bodega de la zona: la región ofrece muchas opciones.

Una nota final para los aficionados a la buena mesa: este es un territorio privilegiado para el pici, un tipo de espagueti espeso, enrollado a mano, servido de muchas maneras. ¿Quieres una versión particular de Valdichiana? Elige pici all'aglione, elaborado con tomates, una pizca de guindilla y un "ajo gigante" originario de la zona (aglione).

DÍA 5
Paseo matutino por Montepulciano y Torrita di Siena
Torrita di Siena
Torrita di Siena - Credit: Liu Joey

Da un paseo temprano por el Corso principal para ver cómo Montepulciano se despierta. Luego, encamínate hacia Torrita di Siena: está a sólo cinco minutos en tren. 

Torrita di Siena es pequeño, pero significativo por una serie de razones, entre las que destacan su larga historia agrícola y la alta concentración de actividades madereras. Pero la razón por la que la mayoría de la gente lo conoce de inmediato, es por su carrera de burros, el Palio dei Somari, que se celebra anualmente el domingo siguiente al Día del Padre (19 de marzo). Curiosidad: la tradición maderera de aquí y esta carrera única, tienen un vínculo poco probable, ya que el 19 de marzo es el día de San José y él es el patrón de los carpinteros. 

Los aficionados a la música lo conocen por el Festival de Blues de Torrita, que pone de relieve, cada año, a un pequeño grupo de músicos de blues, escogidos tras una competitiva selección. El festival se celebra normalmente a finales de junio y sus conciertos al aire libre son una forma animada pero relajada de empaparse del ambiente veraniego. 

En cualquier época del año, el Municipio, sede del poder cívico, merece una parada: este edificio del siglo XIII se encuentra en la Piazza Giacomo Matteotti. También merece la pena explorar la iglesia románica Santas Flora y Lucilla, que alberga una luneta de mármol decorada con un relieve del siglo XV de la Sangre de Cristo atribuida a Donatello. 

Termina tu velada con algo de entretenimiento en el Teatro degli Oscuri, que alberga musicales, dramas, conciertos, comedias y mucho más, y que se encuentra en la plaza principal de la ciudad, a pocos pasos del Municipio.