Photo ©Jo Christian Oterhals
Borgo a Mozzano
El pueblo del misterioso y magnífico Puente del Diablo

Borgo a Mozzano es el primer pueblo que se encuentra en el territorio del Valle del Serchio, en la provincia de Lucca. Es famoso por su Puente Magdalena, una magnífica y visionaria estructura medieval, verdadero símbolo del Valle y de toda Lucca. 

En los documentos el Fuerte de Mozzano se menciona por primera vez en el 1180, como propiedad de los señores feudales Soffredinghi. El nombre de Mozanus se remonta al siglo VIII, cuando sólo había pequeños pueblos en esta zona. Después de la conquista de Lucca, Borgo a Mozzano se convirtió en una de los centros más importantes del Valle del Serchio, debido a su posición estratégica.

El símbolo del pueblo es seguramente el puente. Lo ha hecho construir Matilde de Canossa, es también conocido como el Puente del Diablo por una leyenda sobre sus orígenes. Para explicar la marcada asimetría de sus arcos se dice que la imponente estructura fue realizada con la ayuda del diablo, que habría exigido a cambio el alma de los primeros que lo atravesaban.
Con el fin de eludir el acuerdo, los aldeanos habrían hecho pasar una cabra durante la inauguración del puente y el Diablo, por venganza, habría modificado, de manera incongruente, la anchura de los arcos.

En el centro, la parte más antigua del pueblo está dividida en tres calles principales, con vistas a los palacios medievales coronados por jardines y huertas. Además, puedes visitar la Iglesia San Pietro, del Siglo XII d.C. Un ejemplo interesante del uso de técnicas de construcción urbana en un entorno rural.

Como en todo Garfagnana y el Valle del Serchio Medio, el pueblo y sus aldeas se caracterizan por la presencia de bellas y antiguas iglesias medievales, entre ellas destacamos la Iglesia San Jacopo, reconocible por su imponente campanario, conserva en su interior una bella pila bautismal del 1590 y algunos grupos de la escuela de los de la Robbia. Es importante también el Convento San Francesco, con su bella iglesia barroca y su elegante claustro del siglo XVI. Te sugerimos visitar la antigua Parroquia Santa Maria Assunta en la aldea de Diecimo.

Un punto panorámico imperdible sobre todo el valle es la Torre de Bargiglio, que se encuentra en el Monte Bargiglio.

A pocos minutos en coche del pueblo, también encontramos los manantiales termales de Bagni di Lucca, que adquirieron gran fama en el siglo XI, en la época de la Condesa Matilde di Canossa. Hoy en día, son uno de los balnearios más elegantes de Europa.

Periódicamente Borgo a Mozzano es el escenario de una serie de eventos interesantes: los amantes de las flores podrían apreciar la Bienal de la Azalea, una feria-mercado que se realiza en abril. Sorprende al paladar la Feria del Bacalao, organizada cada 1° de mayo en la aldea de Anchiano en colaboración con la ciudad noruega Aalesund. No te pierdas los Festejos de Halloween , la mayor y más aterradora de toda Italia. El evento tiene lugar a finales de octubre, y el acto principal se realiza en la noche de Halloween, el 31 de octubre. Es un gran espectáculo compuesto por un programa de atracciones, conciertos, juegos interactivos y evocaciones.

La tradición secular de la carnicería en Garfagnana, una zona montañosa incontaminada de la provincia de Lucca, es seguida por el único embutido regional obtenido exclusivamente con la cabeza de cerdo, que da gran suavidad y delicadeza al producto final: el Biroldo.
Además, no te pierdas la  Harina de Neccio DOP, un producto que proviene de las castañas y que da testimonio de los oficios, los gustos y las tradiciones de esta tierra.