Buti
El pueblo del Palio al pie de las Montañas de Pisa

Probablemente de origen romano, el pueblo de  Buti está situado en las laderas orientales de la Montaña de Pisa y a orillas del Rio Magno, inmerso en la paz de los pinares y castaños. Su territorio incluye los pueblos de Buti, La Croce y Cascine, comunicados por la carretera que costea el arroyo. 

La situación geográfica particular del territorio de Buti, ha influido mucho en las características del pueblo, cuyas actividades principales en la antigüedad eran la producción de aceite de oliva, la recolección de castañas y la carpintería. A partir del Siglo XIX se agregó también la producción artesanal de cestas, jaulas y canastas, mientras que en el Siglo XX se desarrolló la industria del mueble

Además de la Villa de los Medici, situada en el corazón del pueblo, Buti sabe cómo sorprender al visitante con otros lugares dignos de interés, como el Castillo Tonini, que domina el pueblo; la Iglesia románica San Francesco y la Iglesia de la Ascensión también llamada Santa Maria delle Nevi. Se puede llegar a la última subiendo desde Buti a lo largo de Vía de los Molinos, la carretera que conduce a Monte Serra, donde en el pasado había varios molinos de agua.

Es también interesante el pequeño Teatro Francesco di Bartolo (dedicado a quien fue el primer comentarista de la Divina Comedia), una estructura construida en el 1842 según los cánones arquitectónicos de los teatros académicos de principios del '800.

Buti es un lugar apasionante para visitar: sus bosques ofrecen muchas oportunidades para explorar la naturaleza en la que se encuentra el pueblo, ya sea a pie o en bicicleta. A los pies de la Montaña de Pisa se encuentra también un área protegida establecida con el fin de proteger un biotopo particular de Pinus laricio, entre los pinos salvajes más altos y majestuosos que existen.

Recorriendo los pueblos y paisajes de Tierras de Pisa, encontrarás también San Giuliano Terme, una localidad dedicada al bienestar y que alberga las Termas de San Giuliano, conocidas por el nombre de las termas de Bagni di Pisa.

Se dice que estas fuentes termales fueron construidas por los romanos: En efecto, Plinio el Viejo se refiere a acquae pisanae y nos narra que ya ellos mismos se beneficiaban de sus virtudes terapéuticas.

En cambio, a pocos kilómetros de distancia se llega al territorio de Vecchiano, que incluye una parte importante del Parque de Migliarino, San Rossore y Massaciuccoli, la desembocadura del río Serchio y la playa Bufalina.

El viaje puede terminar en Calci, donde se puede visitar la famosa Certosa, un monumental complejo barroco que también incluye el Museo de Historia Natural y del Territorio de la Universidad de Pisa.

La vida en Buti está animada por algunos acontecimientos tradicionales importantes, entre los que cabe destacar el clásico Palio de San Antonio, que tiene lugar en el mes de enero y es uno de los más antiguos de toda Toscana. 

El pueblo también cuenta con una importante temporada teatral en el Teatro Francesco di Bartolo, que tiene una curiosa planta en forma de herradura.

Las antiguas artesanías de Buti siguen vivas en el proyecto Camino del Aceite de las Montañas de Pisa: un itinerario ideal que une las localidades de las que procede el precioso Aceite de Oliva Virgen extra Toscano IGP.

En enero, con motivo del Palio de Buti, los restaurantes locales sirven en la plaza - ya desde la mañana - tripa a la butese, una receta que se diferencia de las tradicionales en la cual se añade carne picada. ¡Una delicia!