Castelfiorentino
Pueblo suspendido entre las suaves colinas de Valdelsa, famoso por las series de frescos de Benozzo Gozzoli

El pueblo de Castelfiorentino está inmerso en una campaña que además de dar la bienvenida con la dulzura de su paisaje, tiene numerosos vestigios históricos y artísticos.

Importante por su posición estratégica a lo largo de la Vía Francígena, el pueblo ha sido un importante feudo florentino desde el 1149. Fue aquí donde se firmó la histórica Paz de Montaperti el 23 de noviembre de 1260.
La paz puso fin momentáneamente a las luchas entre Güelfos y Gibelinos tras la sangrienta batalla de Montaperti, recordada por Dante en la  Divina Comedia como "el tormento y los grandes estragos que hicieron que Arbia se tiñera de rojo".

Qué puedes ver en Castelfiorentino

El pueblo de Castelfiorentino se ha desarrollado en la época medieval y luego en el Renacimiento en dos núcleos, un río abajo, más moderno, con la Iglesia Santa Verdiana y el museo homónimo; el otro más alto y más antiguo, donde se encuentra la Colección Municipal de Artey dos series de frescos de Benozzo Gozzoli, que se pueden admirar en un nuevo museo en el corazón del pueblo, el Museo Benozzo Gozzoli, que expone frescos y sinopias realizados entre los años 1484 y 1490. 

En el ciclo de frescos de Castelfiorentino, el maestro, alumno de Fra Angélico, procede con la invención de la sinopia, un diseño preparatorio utilizado para la pintura al fresco. Sus obras en los pueblos más pequeños de Valdelsa son antiguas y se refieren al pueblo pero, en los mejores ejemplares, le permitió profundizar una vena poética extraordinaria.

Fuera de las murallas encontramos la Iglesia San Francisco, un raro ejemplo de arquitectura gótica en Valdelsa, y el Santuario de Santa Verdiana, reconocible por su imponente fachada barroca y dedicado a la patrona de Castelfiorentino, que en el siglo XIII vivió durante más de treinta años en la soledad de una pequeña celda, todavía visible en el interior de la Iglesia. Actualmente el panel que representa a la Santa se guarda en el Museo de Santa Verdiana junto con otras obras maestras como la Virgen con el Niño de Cimabue y de Taddeo Gaddi.

En los alrededores

En la zona de Castelfiorentino, en Valdelsa, puedes visitar la Capilla Madonna della Tosse, en la localidad Dogana, donde se pueden admirar algunos de los mencionados frescos de Benozzo Gozzoli.

Desde aquí se puede llegar en poco tiempo al pequeño y encantador pueblo de Castelnuovo d'Elsa, que fue un municipio autónomo en la Edad Media, enclavado en el centro de un paisaje de gran encanto, gracias a la cultura agraria toscana del 700-800, de la que el Marqués Cosimo Ridolfi, con su finca de Meleto, hoy en día una empresa agrícola y un lugar mágico para eventos y bodas privadas.

Además, Castelfiorentino es atravesada por la Etapa 30 de la Vía Francígena que desde San Miniato llega hasta Gambassi Terme.

Eventos

Cada año la ciudad de Castelfiorentino conmemora el acontecimiento de la Paz de Montaperti con una evocación histórica que, además de animar las calles del pueblo, ofrece numerosos elementos de reflexión sobre la historia y las tradiciones de la ciudad.

También en el mes de mayo tiene lugar el evento En/cantos y bancos. Un fin de semana en el que narradores, músicos, actores, magos e ilusionistas invaden e iluminan el centro antiguo con nuevos espectáculos inspirados en el mundo del teatro de calle y el circo.

Productos locales

El plato típico de Castelfiorentino son sin duda los callos, con los que la ciudad presume de un vínculo que se remonta a la Edad Media, en particular el “libro”, la parte más magra, representada históricamente incluso en el escudo de la ciudad.

A ello se suman los productos típicos de la zona: vinos, aceite de oliva virgen extra, trufas y, desde hace unos años, azafrán de producción local.