Photo ©Michela Simoncini
Marina di Vecchiano
Una larga playa incontaminada, protegida por el Parque de Migliarino

Al norte de la desembocadura del Arno, en el corazón del Parque Natural Migliarino San Rossore y Massaciuccoli se encuentra  Marina di Vecchiano, una costa arenosa que está cerca de algunas de las ciudades más bellas de Toscana.
La hermosa costa se extiende a lo largo de cuatro kilómetros de playas doradas que van desde la desembocadura del Serchio hasta Torre del Lago Puccini.

Este tramo de costa, protegido detrás del Matorral Migliarino, es uno de los pocos espacios de costa toscana que aún permanece incontaminado, y rodeado por un ecosistema de dunas de particular belleza.

La playa es en gran parte gratuita, mientras que las playas equipadas cuentan con  instalaciones modernas y acogedoras, bien integradas en la naturaleza y capaces de ofrecer una hospitalidad tranquila y agradable. Marina di Vecchiano es una excelente meta para quienes eligen unas vacaciones en contacto con la naturaleza, pero sin alejarse demasiado de la comodidad de la ciudad.

El Matorral Migliarino, precedido por las armoniosas dunas con vegetación exuberante típica del matorral mediterráneo, domina la playa y es una invitación irresistible para quienes desean pasear explorando los secretos de la costa.
En el paisaje sugestivo detrás del mar puedes hacer excursiones a pie y a caballo, durante las cuales descubrirás las terrazas de muros de piedras secas y olivos en un territorio cuyos panoramas son interesantes en todas las estaciones del año.

Recomendamos visitar el Parque Natural Migliarino San Rossore Massaciuccoli,, un oasis protegido de gran valor naturalístico compuesto por pinares, pantanos y dunas de arena. No muy lejos, se encuentra la famosa ciudad de Torre del Lago Puccini, una aldea de Viareggio y hogar del compositor Giacomo Puccini de quien toma su nombre.

A lo largo de la costa de Vecchiano, adyacente a la desembocadura del río Serchio, se encuentra la Península de las Gaviotas: bañada por un mar cristalino, es la extensión natural de la playa de San Giuliano Terme y es muy apreciada por los lugareños.  

En cambio, en las montañas, encaramado en una roca, se encuentra el antiguo Castillo Gaetani, luego Lanfranchi en el siglo XI, propiedad de la familia Agostini. Comúnmente conocida como la Ermita de Santa María in Castello, que domina toda la llanura subyacente.