Photo ©Tony Rammaricati
Monterotondo Marittimo
UN PUEBLO MEDIEVAL EN EL NORTE DE MAREMMA, ENTRE ANTIGUAS RUINAS, GÉISERES Y SOFIONES DE BÓRAX

Perdido en las Colinas Metalíferas, escondido entre bosques de castaños, surge el pueblo medieval de Monterotondo Marittimo, que debe su nombre, Mons Ritundus, a la forma cónica de la colina en la que se encuentra.  El territorio de este municipio marca el punto de intersección de tres provincias diferentes: Pisa, Livorno y Grosseto. 
Rodeado por el matorral mediterráneo, que se extiende hacia el mar, es una meta perfecta para todos los amantes del aire limpio y las bellezas naturales.

El origen del pueblo es seguramente medieval, demostrado tanto por las características de las calles estrechas como por la conformación de la zona edificada. De hecho, las casas están adosadas unas a otras y las construcciones más externas fueron construidas sobre las murallas defensivas.

En el territorio también hay manantiales de agua bicarbonato-cálcica que brota a 43°, utilizada, hasta hace pocos años, en las Termas del Bagnolo.

Qué ver en Monterotondo Marittimo

En el pueblo se pueden ver los restos del antiguo castillo del siglo XIII, el famoso Fuerte de los Alberti, construido por la familia Alberti. Visitando las ruinas y entrando en los pintorescos callejones del centro, se respira todavía una atmósfera medieval suspendida donde también se puede visitar la Iglesia San Lorenzo.

En el lado este de la plaza principal, Ateo Casalini, se encuentra el Palacio Municipal con la torre del reloj; el edificio ya se menciona en el Estatuto del 1578, aunque sólo en el 1613 se atestigua la construcción de la torre cívica.

En los alrededores

Incluso los alrededores del pueblo saben sorprender con algunos rincones de gran encanto, como la pequeña iglesia románica de Santa Croce, construida en el siglo XIII, o el Castillo de Cugnano, construido en correspondencia de recursos minerales de metal.
También vale la pena visitar las ruinas de los Baños del Rey Porsenna, un importante balneario del siglo VIII; y el Santuario de la Madonna de Frassine.

Pero lo que hace único el territorio de Monterotondo Marittimo es el paisaje donde se encuentra el pueblo, verdaderamente único y capaz de fascinar en modo especial al visitante.
Puedes ir, apenas fuera del pueblo, hasta el Parque Natural de Le Biancane, donde gracias a una visita guiada, podrás recorrer las etapas de la historia de la geotermia.

En la parte baja del Parque se puede observar la Fuente de Chiorba, donde el agua, proveniente de las profundidades de la tierra, fluye a una temperatura muy alta.
Desde aquí, siguiendo el camino, se llega a la parte superior del recorrido: Biancane. El suelo irradia calor, el aire está impregnado de azufre, las columnas de vapor se disuelven en la atmósfera y la vista se siente atraída por los colores inusuales de las rocas y de la vegetación. 

Continuando el paseo se pueden observar fenómenos sorprendentes como solfataras, fumarolas, géiseres, bufadores y sofiones de bórax.

Para apreciar mejor este territorio te proponemos un itinerario único de 5 días para sumergirse en la naturaleza incontaminada del territorio de las Colinas Metalíferas.

Productos típicos

El Camino del Vino Monteregio es el recorrido en el corazón de estos territorios: desde los viñedos hasta los olivos seculares. Una cesta llena de tradición de Maremma que trae consigo una historia y una cultura bien arraigadas en el territorio.
Aquí, entre paisajes salvajes, también es posible encontrar centros ricos en historia, pueblos románticos e imponentes y antiguos castillos. El escenario ideal para descubrir bodegas, tiendas de vinos, productos típicos y tiendas de artesanía de alta calidad.