Photo ©Caracciolo
Sinalunga
Arte y excelencia gastronómica rodeada de bellos paisajes

Sinalunga surge sobre las colinas que separan Val di Chiana de Valle Ombrone, a pocos km de Siena. El pueblo se cuenta a través de sus orígenes medievales, aunque lamentablemente hoy en día no conserva muchos rastros de sus hermosos muros.  Era la sede de la Vicaría de la República de Siena y la localidad estuvo ocupada por Carlos V de España que puso fin a la República de Siena y favoreció el acercamiento del pueblo a la protección del Gran Ducado de Toscana.

El tesoro de Sinalunga está constituido por sus palacios y las fabulosas iglesias que dan testimonio de su largo pasado.
Las iglesias de Sinalunga custodian numerosas obras de arte, entre ellas debemos mencionar la Deposición de Girolamo Del Pacchia, en la Colegiata San Biagio, cuya colección de arte también contiene otras preciadas pinturas de finales del Siglo XVI atribuidas a Passignano y Santos de Tito. La iglesia es del siglo XIII, pero fue reconstruida en el 1580 y luego nuevamente renovada entre los años 1667 y 1669.

Envuelto en la calidez del centro histórico permanece intacto el medieval Palacio Pretoriano, construido entre los años 1337 y 1346.
Puedes contemplar también dos Vírgenes de Benvenuto di Giovannien la Iglesia Santa Lucia y en la Compañía de la Virgen de las Nieves, donde también hay pinturas de Guidoccio Cozzarelli, Sano di Pietro y Rutilio Manetti.  No dejes de visitar la Iglesia Santa Cruz, dentro de la cual podrás admirar el Matrimonio de la Virgen atribuido a Luca Signorelli.
También vale la pena visitar el Convento Franciscano de Poggio Baldino, que conserva la imagen de la Virgen del Rifugio.

El territorio de Valdichiana Senese es rico en pequeños tesoros rodeados de colinas.
No hay que perderse la Parroquia Santa Maria de las Gracias donde se puede apreciar el fresco de la Virgen de las Gracias. Ambas representan una combinación impresionante para la pequeña aldea de Guazzino. La Iglesia San Giovanni Battista y el Castillo de Farnetella, situados en el pueblo homónimo son muy hermosos y vale la pena visitarlos.

A pocos kilómetros se puede visitar una de las más famosas termas de Europa en Chianciano Terme y el pueblo medieval de Montepulciano. También en la campaña circunstante donde fluía el río etrusco Clanis, hoy se encuentra el Canal Maestro de Chiana, la más sorprendente e interesante memoria histórica del saneamiento de los Medici y Lorena.

El pueblo de Sinalunga está muy animado durante todo el año y esto queda demostrado por los numerosos eventos organizados en el lugar. En junio se celebra la Fiesta de Biancalana, donde hay muchos eventos diferentes donde puedes comer, divertirte y aprender sobre las tradiciones locales. Durante la fiesta también puedes asistir al torneo de los Barrios de Sinalunga.
Además, cada septiembre en las calles del centro histórico se celebra la Fiesta de la Uva y del Vino, en la que se puede asistir al tradicional prensado de las uvas, seguido de la degustación de muchos vinos típicos de la zona.

El territorio de Sinalunga es también aquel de origen de la típica carne Chianina, óptima para los amantes de la carne, así como los fiambres de Cinta Senese. De hecho, en esta zona, gracias al trabajo de las granjas históricas, se han recuperado sabores que estaban desapareciendo, como el Aglione de Valdichiana, sin el cual no se podráin condimentar los pici al aglione, una pasta tipo espaguetis con salsa de tomates y ajo.