Photo ©LigaDue
Subbiano
Un rincón auténtico Casentino a lo largo de las espléndidas orillas del río Arno

La historia de Subbiano está fuertemente relacionada a la del Arno. No es casualidad que el pueblo sea el primero que se encuentra en la orilla izquierda del río subiendo por el valle de Casentino. Como demostración del fuerte vínculo que une el pueblo con el río, permancen aún hoy los diferentes molinos de agua construidos a lo largo de las orillas del río.

Llegando a Subbiano desde el sur, es un placer observar la Torre Longobarda que junto   con el Castillo tiene vistas a las orillas del Arno y se refleja allí junto con la parte más antigua del pueblo, donde es interesante visitar el viejo molino y las plazas históricas.

Una manera de entrar en contacto con los que fueron las tradiciones y la cultura de este lugar de Casentino, es sin duda visitar el Museo de la Casa Campesina, un itinerario que reconstruye lo que fueron los ambientes de la vida doméstica de los campesinos en este rincón de Toscana. También es interesante visitar el Centro de documentación de la cultura arqueológica, considerando que en el pueblo se han encontrado restos de asentamientos de hace 3000 años. La zona más frecuentada en ese momento era el Alpe di Catenaia, a lo largo de cuyas laderas las tribus antiguas vivían de criaderos y agricultura. La montaña se caracteriza por tener una abundante cantidad de  agua, elemento   importante gracias al cual aquí se encuentra una exuberante flora, donde hay  bosques de robledos, castaños y hayales , y es un lugar idóneo tanto para los turistas dominicales como para los excursionistas más experimentados, que encuentran a partir de los 1100 metros de altura senderos más adecuados a sus capacidades. No hay que perderse los antiguos molinos de agua de Falciano, situados en las laderas de la montaña, o el cercano Castillo de Valenzano.

Una buen período para visitar Subbiano es el mes de septiembre, cuando celebran la típica fiesta de la uva: no es sólo una simple fiesta, sino una oportunidad para degustar los mejores productos locales entrando en contacto con las tradiciones más auténticas del pueblo.