Photo ©Sailko
Venturina Terme
Una pequeña ciudad moderna con sus termas y un pasado antiguo, a medio camino entre el mar de la Costa Etrusca y la campaña Toscana

Venturina Terme es una pequeña ciudad con características modernas, pero con un pasado antiguo, famosa por sus aguas termales. La ciudad ya era frecuentada en tiempos de los etruscos y los romanos, como lo demuestran los restos en la zona de Caldana.

Las Termas de Venturina

El nombre de Venturina se remonta al siglo XVII, mientras que la zona, como se ha mencionado, se la llamaba en la época clásica Caldana es decir "tierra caliente". Sus aguas termales, antiguamente conocidas como Aquae Populoniae son ricas en azufre, álcalis y tierra, y fluyen de dos fuentes distintas a una temperatura de 36°. Las Termas de Venturina se extienden por una vasta zona, pero constan de una gran piscina termal y un único establecimiento donde se practican baños, masajes, hidromasajes, aerosoles y tratamientos de belleza. 

Qué ver en Venturina Terme

En la zona de Venturina se encuentra el Mausoleo romano de Caldana o de Caio Trebazio, que data del siglo I. Se trata de una antigua tumba monumental de la que hoy en día se puede admirar solamente su estructura principal. 
En Venturina también se pueden encontrar vestigios del siglo XVIII y XX, como el Palacio Magona, Villa Mussio, el Castillo del Tavolino Rovesciato. También es interesante el bonito Oratorio Santa Lucía, un pequeño edificio religioso del siglo XVI que se levanta sobre el Bottaccio - el pequeño lago de agua caliente que se origina en los manantiales termales. 

También merece la pena visitar el Museo de la Civilización del Trabajo, una evocadora colección de hallazgos y objetos de la vida cotidiana relacionados con el trabajo de los campesinos y la actividad agrícola.

En los alrededores

Situado en una colina con vistas al mar y a la campaña que lo rodean, Campiglia Marittima es uno de los pueblos más bellos de la Costa Etrusca. No te pierdas el antiguo Castillo medieval, rico en historia y tradiciones, y el Palacio Pretoriano, sede del Museo de la Fortaleza de Campiglia, antiguo símbolo del poder político y militar.