Photo ©Mirella
Volterra
Viaja a la ciudad medieval del alabastro, con un corazón Etrusco

Volterra es un pueblo construido en una colina entre los valles de Era y Cecina. Con sus dobles recintos amurallados, aquel etrusco y el del siglo XIII, es una ciudad de aspecto medieval, donde todavía se puede disfrutar de la atmósfera de un antiguo pueblo.

Volterra (en etrusco  Veláthri), fue una de las principales ciudades-estado de la antigua Etruria y durante la Edad Media fue la sede de un importante obispado. El pueblo es conocido desde hace siglos por la elaboración del alabastro, cuyos artefactos son actualmente uno de los productos más importantes de la artesanía italiana.

Volterra es riquísima en testimonios artísticos, que se pueden admirar paseando por las calles del centro histórico y visitando los museos de la ciudad, como aquel Etrusco, la Pinacoteca, o el Museo de Arte Sacro.

El paseo continúa hacia el corazón artístico y religioso de la ciudad: La Plaza San Giovanni con la Catedral Santa Maria Assunta y el Baptisterio de San Giovanni, importantes ejemplos de la arquitectura medieval del lugar. Adyacente a la catedral, el Palacio de los Priores se encuentra en la plaza que lleva el mismo nombre. El edificio, iniciado en el 1208, es el palacio comunal más antiguo en Toscana.

Y las bellezas continúan también en las afueras del centro histórico, donde es posible visitar el espléndido Teatro Romano, así como las ruinas de las Acrópolis Etruscas. En este punto, el viajero sólo tendrá que admirar el paisaje incontaminado  antes de descubrir los secretos de una rara producción artesanal: aquella del alabastro.

En el extremo norte de la ciudad se encuentra la Abadía San Giusto, un importante monasterio camaldulense fundado en el 1034 por el obispo de Volterra y dedicado al santo patrón de la ciudad. Te aconsejamos visitar la abadía que está muy bien conservada para admirar el claustro y el refectorio, pero también, simplemente, para disfrutar del panorama que ofrece.

Visitar los pequeños pueblos como Montemiccioli, un pequeño castillo construido en la línea fronteriza entre el territorio de Volterra y el de San Gimignano o bien, Salinas de Volterra que debe su nombre a los depósitos de sal encerrados en su subsuelo explotados con continuidad hasta la segunda mitad del siglo X.

Hacia el sureste, la
Reserva Natural Bosque de Berignone alberga bosques y matorrales poblados por una rica fauna en una superficie de más de dos mil hectáreas. En la localidad de Roca de las Doncellas encontrarás un balneario perfecto para refrescarte en los calurosos días de verano.

En marzo Volterra se convierte en el escenario de la Exposición del Mercado de la Trufa Marzuolo y de los productos típicos de la Alta Val di Cecina, mientras que en octubre Volterragusto regresa cada año con sus numerosos eventos, dedicados a las trufas y otros productos.

Entre ellos, quizás el más popular es el Palio dei Caci, un divertido desafío que ve a los barrios di Volterra empeñados en hacer rodar una forma de queso pecorino en el menor tiempo posible en el recorrido establecido a lo largo de la empinada Vía Franceschini.

El segundo y tercer domingo de agosto, la ciudad alberga la evocación medieval Volterra AD. En el programa: espectáculos, eventos, mercados, talleres, música y malabaristas.

Volterra, como todo el territorio de Valdelsa y Valdicecina, es el lugar perfecto para degustar la cocina rústica y genuina, basada en la tradición local. Debes absolutamente probar el Pecorino de Balze Volterrane DOP, un queso hecho exclusivamente de leche cruda con cuajo vegetal obtenido de la flor del cardo silvestre o de la alcachofa.