Photo ©Consorzio della denominazione San Gimignano
Vino, aceite y miel
Vernaccia de San Gimignano DOCG
Descubriendo un notable vino blanco made in Toscana
Categoría
Vino, aceite y miel
place
Origen
San Gimignano
stars
Denominación
DOCG
home
Consorcio de referencia
Consorzio del Vino Vernaccia di San Gimignano

A la sombra de las 14 torres medievales de San Gimignano nace aquel que se puede definir como el blanco más famoso de la región. En el panorama vinícola toscano, el Vernaccia juega un papel muy importante, fruto de una tradición que se remonta, según noticias ciertas, a mediados del siglo XIII. Vino apreciado por papas y príncipes, el Vernaccia ha sabido conjugar, a lo largo de los siglos, una excelente calidad con el incomparable paisaje de la zona de San Gimignano.

 

El actual Vernaccia, especialmente después de la concesión de la DOCG -fue el primer vino blanco en presumir de denominación, en 1993- ha sido objeto de una constante evolución, tanto en el viñedo como en la bodega. Por esta razón, al degustar una copa de este vino, puedes disfrutar de todo el sabor de la Toscana.
Viñas

El Vernaccia di San Gimignano se obtiene a partir de uvas del mismo nombre, con la posible presencia de otras uvas blancas no aromáticas hasta un máximo del 10%. En los últimos años, las empresas han recurrido con mayor frecuencia a esta variedad de uva, lo que ha terminado por revalorizar aún más la vid de base. En cualquier caso, el rendimiento de uva por hectárea no puede superar los 90 quintales.

Características organolépticas

El Vernaccia di San Gimignano tiene un color amarillo pajizo pálido que tiende al dorado con el envejecimiento; su aroma es fino, penetrante y característico; su sabor es seco, armonioso, con un regusto amargo característico. La graduación alcohólica mínima es de 11% (11,5% para el Reserva, tras un envejecimiento mínimo obligatorio de un año a partir del 1 de enero del año siguiente al de producción de la uva y cuatro meses más de afinado en botella).

Gastronomía

El Vernaccia di San Gimignano es un vino que siempre ha sido considerado excelente como aperitivo, también con entrantes, especialmente de marisco, exquisita compañía a platos de pescado y marisco y perfecto con platos de carne blanca. Es particularmente apreciado en risottos de mariscos, pero también con arroz con setas. Se debe servir fresco, a una temperatura de 11-12 ºC.

Info: vernaccia.it